Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘soledad’

quevedo

DESDE LA TORRE

Retirado en la paz de estos desiertos,
con pocos, pero doctos libros juntos,
vivo en conversación con los difuntos,
y escucho con mis ojos a los muertos.

Si no siempre entendidos, siempre abiertos,
o enmiendan, o fecundan mis asuntos;
y en músicos callados contrapuntos
al sueño de la vida hablan despiertos.

Las grandes almas, que la muerte ausenta,
de injurias de los años vengadoras,
libra, ¡oh gran don Joseph!, docta la emprenta.

En fuga irrevocable huye la hora;
pero aquélla el mejor cálculo cuenta
que en la lección y estudios nos mejora.

Francisco de Quevedo (Parnaso español, 1648, núm. 115)

El texto, escrito en su refugio de la Torre de Juan Abad, refleja la serenidad y el goce del poeta. Aislado del mundo, un tanto de vuelta de todo, disfrutando de la calma del campo y lejos de las intrigas cortesanas que tantos sinsabores le produjeron, Quevedo no se imagina el largo y terrible encierro que habría de sufrir al final de su vida. Mientras puede, lee. Y leyendo, aprende. Se mejora. No en vano algunas fuentes añaden este epígrafe curioso: “Gustoso el autor con la soledad y sus estudios, escribió este soneto.”

En él Quevedo muestra una devoción intensa y reiterada por la lectura “docta”, sabia y provechosa, enriquecedora del espíritu, feliz y estimulante frente a la conciencia de la brevedad de la vida.

No encuentro mejor apología de los libros y la literatura. Qué mejor invitación a leer que esta descripción de la lectura atenta y en soledad, “conversando” con los autores del pasado y, como pedía Pedro Salinas en su colección de ensayos titulada El defensor (1948), poniendo el alma y los sentidos en entender esas palabras que nos hablan “al sueño de la vida”.

Notas a los versos:

11 Joseph se refiere a José Antonio González de Salas, editor de Quevedo.

14 Lección vale por lectura, capacidad de entender bien lo leído.

Referencias:

Francisco de Quevedo (1981): Poesía original completa. Edición de José Manuel Blecua. Planeta, Barcelona.

Pedro Salinas (1954): El defensor. Península, Barcelona, 2002.

Anuncios

Read Full Post »