Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Lectura’ Category

Hoy concluye la Feria del Libro de Madrid y hoy termina también la cobertura especial que le ha dedicado Winston Manrique en el blog Papeles perdidos de Babelia, el suplemento cultural de El País. De sus siempre acertadas iniciativas, destaco este repertorio de sugerencias de lectura en vídeo, una colección que tiene como protagonistas nombres tan meritorios como los que aparecen en la lista de abajo.

Hace unos días fue el turno de Luis García Montero y la inevitable -y aun así  magnífica- Canción del pirata de Espronceda. Observen que el tomito de referencia es la antología clásica de Juan Bergua y disculpen el lapsus en la lectura del poeta granadino, pero se trata de un poema que dicho de memoria se carga fácilmente de sonoridad hueca y así, leído con más calma, parece que vuelve a su esencia primera.

Otras recomendaciones interesantes son las siguientes:

Todos ellos están en la videogalería dedicada al evento: Los vídeos de la Feria. ¿Alguien más se atreve a dejar aquí registro de su texto iniciático?

Read Full Post »

Ya son muchas las iniciativas para colgar las principales obras literarias del mundo en Internet, pero el movimiento no para ahí ni mucho menos. Ahora las grandes bibliotecas se nos acercan todavía más ofreciéndonos imágenes, archivos de sonido, presentaciones multimedia y clips de vídeo que pretenden ser un nuevo estímulo para acercarnos hasta ellas.

Nuestra Biblioteca Nacional no podía quedarse atrás, así que desde hace un par de meses podemos ver interesantes vídeos en su recién creado canal de Youtube. Tratan de sus fondos, de las colecciones que alberga, de las exposiciones que organiza, de proyectos bibliográficos en los que participa y de actos culturales diversos.

Para empezar, aquí les dejo dos enlaces: el de arriba, con la presentación de la  Biblioteca Digital Hispánica; y el de abajo, sobre la exposición Biblioteca Hispánica: obras maestras de la Biblioteca Nacional, contribución española al proyecto de la Biblioteca Digital Europea, en inglés conocido como TEL, The European Library.

El que no lee, no mira o no escucha… es porque no quiere.

Referencias:

Visto en El Blog de Javier Sáez: http://elblogdejaviersaez.blogspot.com/

Otros canales de literatura en vídeo a través de Internet:

Canal BNE en Youtube: http://www.youtube.com/user/bibliotecaBNE

Read Full Post »

Constelaciones literarias

Constelaciones literarias

Decíamos en el “post” anterior que hablaríamos despacio del interesante planteamiento que hace la profesora Guadalupe Jover para abordar la enseñanza de la literatura a los adolescentes. Ella lo llama constelaciones literarias y viene a ser algo así como partir de ciertos temas de interés indudable para los alumnos (y para cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad, diría yo) y crear un itinerario de lecturas abierto en el que alternen textos actuales y antiguos, literarios y no literarios, de nuestra tradición o de otras, de manera que la literatura “clásica” se inserte sin prejuicios en la experiencia vital e intelectual de los jóvenes.

En Un mundo por leer (2007) nos da algunos ejemplos de esas constelaciones literarias, planteadas como una seria alternativa a la historia de la literatura nacional. Son las siguientes: 1) Los amores difíciles; 2) La sed de aventuras; 3) Moverse de casa; 4) El bien y el mal; 5) La paz y la guerra; 6) Utopías y contrautopías; 7) El ser humano y la naturaleza; 8) El dolor y la pérdida. De todas ellas nos ofrece una justificación, un listado de lecturas posibles y algunas pistas sobre cómo desarrollar el trabajo con alumnos y alumnas de una etapa tan complicada.

Así mismo, en el artículo “Se está haciendo cada vez más tarde: Por una literatura sin fronteras” (2008) -incluido en el muy recomendable volumen colectivo Textos literarios y contextos escolares: la escuela en la literatura y la literatura en la escuela– Jover propone otro catálogo similar de constelaciones que, de entrada, me parece bastante apropiado para enfrentar esa difícil tarea de motivar a la lectura literaria en ESO y Bachillerato. Les hago un pequeño resumen.

Jover parte de una cierta simplificación de los intereses juveniles por edades. Si en la etapa 12-14 la atracción por las aventuras, las historias de misterio, fantasía y acción es predominante; con la entrada plena en la pubertad (14-16 años), empieza una mayor búsqueda de identidad y por lo tanto, de referentes válidos que ayuden a los chicos y chicas a sentirse “menos raros”. Un poco más adelante, sobre los 16-18 años, aumentan la curiosidad por el mundo exterior, los debates de tipo ético, el impulso solidario y la conciencia política. Siguiendo esta idea básica, ella plantea las siguientes “constelaciones”:

Etapa Temática dominante Constelaciones literarias
12-14 Aventura, fantasía y misterio En busca del tesoro

La venganza del tirano o la búsqueda del criminal

A sangre fría

14-16 El mundo del yo, emociones y sentimientos Raros

Querido diario

El amor y sus alrededores

Te escribiré

Hay golpes en la vida, tan fuertes…¡yo no sé!

16-18 Problemas de nuestro mundo Moverse de casa

En pie de guerra. En pie de paz

Amarrados a la tierra

Fronteras de la ciencia

Cada apartado de los mencionados no pretende ser un catálogo temático de obras, sino un simple ejemplo de cómo abordar la materia de forma diferente, ensanchando los límites de lo que puede ser un buen curso de literatura. Según Jover, cada propuesta debería abrirse a todos los actores implicados en la educación literaria de los adolescentes y graduarse adecuadamente para que, partiendo de textos sencillos y atractivos, se iniciara un recorrido lector sin punto de llegada fijo. De esta manera que algunos participantes, los más entusiastas, podrán llegar a leer en profundidad un número considerable de obras, mientras que los menos activos alcanzarán al menos un mínimo de desarrollo lector y de conocimientos. Además, siempre resulta esencial en este proyecto reservar todo el tiempo necesario para hablar de las lecturas y compartir la experiencia.

Pero, ¿cómo hacer todo esto en clase? Porque, claro, este planteamiento exige renunciar, al menos en parte, al currículum oficial marcado por la administración. Aquí está el reto. La oportunidad nos la da lo que quede de autonomía en la programación de cada departemento y cada aula y la voluntad firme de cada uno de enseñar a leer literatura, más que mostrar datos y conceptos. No es fácil.

Algunos ejemplos en la práctica

Como muestra plenamente desarrollada de una de esas constelaciones literarias, tenemos en Internet el dossier colectivo titulado Constelaciones literarias. ‘Sentirse raro. Miradas sobre la adolescencia’, publicado como separata del boletín Libro Abierto 35 por el entusiasta y laborioso equipo de Biblioteca Escolar – CREA de la provincia de Málaga. En este trabajo se analizan siete obras literarias interconectadas: Diario de Ana Frank, Hoyos de Louis Sachar, El anillo de Irina de Care Santos, Flores para Algernon de Daniel Keyes, El baile de Irène Némirovsky, Colmillo Blanco de Jack London y Las aventuras de Tom Sawyer de Mark Twain. De todas ellas se nos ofrece una guía de lectura íntegra y una amplia propuesta de actividades.

Otro ejemplo de aplicación del concepto de constelación literaria es el llevado a cabo en el IES Monastil de Elda (Alicante). Se aplica a la lectura del Frankenstein de Mary Shelley y su referencia es ésta:

http://iesmonastil.blogspot.com/2008/02/el-mito-de-frankenstein-y-sus.html

Otros usos de la “constelación literaria”

Un concepto interesente vinculado a la expresión “constelación literaria” es la teoría de los polisistemas, expuesta por el israelí Itamar Even-Zohar, según la cual el canon literario es un “polisistema dinámico” en el que algunas obras estarían en el centro (los clásicos ya aceptados como tales) y otras en el exterior (las obras de mérito pero sin reconocimiento unánime); no obstante, todas están sometidas a cambios de criterio a lo largo del tiempo, por lo que algunos clásicos pierden su condición mientras otras creaciones ocupan su lugar.

Finalmente, la idea de “constelación literaria” también puede aplicarse al elenco brillante de obras y autores destacados de un país, una cultura, una época o un idioma; o bien a esos vínculos azarosos por los que unos libros nos llevan a otros, esas lecturas encadenadas a través de líneas más o menos explícitas en que escritores que apreciamos citan o recomiendan otras obras. Esta última idea se desarrolla en el blog de Regina-Exlibris.

Referencias:

Guadalupe Jover (coord.) (2009): Constelaciones literarias. ‘Sentirse raro. Miradas sobre la adolescencia’. Málaga, Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. 240 pp.

Guadalupe Jover (2007): Un mundo por leer. Educación, adolescentes y literatura. Barcelona, Octaedro. Colección Rosa Sensat 12.

Guadalupe Jover: “Se está haciendo cada vez más tarde: Por una literatura sin fronteras.” En Carlos Lomas (coord.) (2008): Textos literarios y contextos escolares: la escuela en la literatura y la literatura en la escuela, pp. 148-178. Barcelona, Graó. Biblioteca de Textos 249.

Itamar Even-Zohar (2007): Polisistemas de cultura. Tel Aviv, Universidad de Tel Aviv, Cátedra de Semiótica. Libro electrónico en pdf.

Read Full Post »

Alberto Manguel (Claudio Álvarez para "El País")

Alberto Manguel (foto de Claudio Álvarez para "El País")

El amor por la lectura se aprende, pero no se enseña. Nadie puede obligarnos a enamorarnos.

Alberto Manguel

El autor de la imprescindible Una historia de la lectura selecciona en Diario de lecturas (2004) doce libros decisivos en su formación como lector. La lista es un tanto heterodoxa, pero no se puede negar la capacidad de atracción de ninguno de los títulos. Ganan las novelas, como es obvio, pero también hay ensayos.

Conclusión: en el fondo, todo canon con pretensiones “universales” no es más que una lista de obras importantes en nuestra vida que podemos recomendar con gusto y la mejor intención. Eso sí, el problema sigue siendo siempre a quién y para qué. La relación de Manguel, verdaderamente esencial, es ésta:

1. Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes.

2. La invención de Morel de Adolfo Bioy Casares.

3. Kim de Rudyard Kipling.

4. Memorias de ultratumba de François R. de Chateaubriand.

5. La isla del Dr. Moreau de H. G. Wells.

6. El signo de los cuatro de Arthur Conan Doyle.

7. El viento en los sauces de Kenneth Grahame.

8. Las afinidades electivas de Johann W. Goethe.

9. El desierto de los tártaros de Dino Buzzati.

10. El libro de la almohada de Sei Shonagon.

11. Resurgir de Margaret Atwood.

12. Memorias póstumas de Blas Cubas de Joaquim M. Machado de Assís.

Aparte, en su página web, enteramente en inglés, Manguel nos deja una selección de 100 títulos recomendados que bien puede ser el ejemplo de lista selecta a que todo canon aspira. Sin más argumentos que el gusto propio y el repaso a lo largo de la existencia del hombre, la trascendencia y la “universalidad” en el sentido del impacto de cada libro en otras culturas, más o menos lejanas.

El punto de vista anglocéntrico es evidente, pero en lo que se llama por aquí “Literatura Universal” ya se sabe que prima lo occidental y más concretamente lo anglosajón, blanco y protestante. Como en casi todo, quien da primero, da dos veces.

Vean la lista alfabética de autores en pdf: 100 favourite books. Luego pasen y discutan o comenten, si les apetece.

Referencias:

Web oficial de Alberto Manguel (en inglés).

Alberto Manguel (2004): Diario de lecturas. Madrid, Alianza.

“Leer será en el futuro un acto de rebeldía”, entrevista publicada en El País (13-01-2007).

Por aquello de las casualidades o las coincidencias, el mismo título de Diario de lecturas tienen dos interesantes blogs: el de Vicente Luis Mora sobre crítica literaria, y el de Eugenio Sánchez Bravo sobre filosofía.

Read Full Post »

El escritor Alberto Manguel es un incansable viajero de mundos reales e imaginarios. Argentino de nacimiento, vivió en Israel durante la infancia, luego regresó a Buenos Aires y con el tiempo se hizo canadiense de adopción y francés de afiliación. Su vida ha transcurrido siempre en la encrucijada entre culturas y se ha forjado con libros, bibliotecas y varia literatura. En su caso, la vida lo es y cobra sentido a través de la lectura, pero no sólo. La enfermedad lectora, la herida de la letra, tiene un límite:

Yo creía en la brujería, y estaba seguro de que algún día se me concederían los tres deseos que incontables historias me habían enseñado a utilizar correctamente. Me preparé para encuentros con fantasmas, con la muerte, con animales parlantes, con la violencia; hice planes muy complicados para viajar hasta islas que serían escenarios de aventura en las que Simbad se convertiría en mi amigo del alma. Tan sólo cuando años más tarde toqué por primera vez el cuerpo de mi amante, comprendí que, a veces, la literatura puede no llegar a la altura de la realidad.

Alberto Manguel: Una historia de la lectura, 24.

Desvelar sus favoritos, su peculiar itinerario lector, ha sido el tema de varios de sus libros desde aquellos días en que trabajaba en una librería inglesa de Buenos Aires y el mismísimo Jorge Luis Borges, ya mayor y ciego, vino a buscar un lector que sustituyera a su anciana madre en la tarea de leerle por las tardes.

Repletos de anécdotas, erudición y amenidad, sus ensayos sobre la lectura se leen con la alegría de estar en compañía de un buen amigo que nos lleva de la mano a descubrir paraísos insospechados. Entre ellos, hoy quiero destacar una de sus últimas obras, La biblioteca de noche (2005), y como aperitivo a este apasionante ensayo sobre esos laberintos de anaqueles y etiquetas, les propongo mirar el vídeo del espacio que le dedicó la Televisión Pública de Asturias. Se trata del programa “Contresentidos”, sección “Café con libros”:

A propósito de  las bibliotecas, quizá no lleguen a la categoría de los bares, como decía la canción del grupo español Gabinete Caligari, pero ¡qué lugares tan propicios para el amor!

De sus listas de libros recomendados o esenciales, en propiedad, les hablo en el siguiente post. Éste prefiero cerrarlo con la misma cita que utiliza Manguel en su prólogo:

Este talante errabundo siempre lo he tenido (aunque no con el mismo éxito), y como un perro de caza que va de un lugar a otro ladrando a todos los pájaros que ve y abandonando su presa, yo he seguido todo excepto lo que debía, y puedo lamentarme justificada y verdaderamente (porque el que está en todas partes no está en ninguna) de haber leído muchos libros, pero con poca utilidad por carecer de método; he tropezado confusamente con diversos autores en nuestras bibliotecas con poco aprovechamiento, por falta de arte, orden, memoria o juicio.

Robert Burton: Anatomía de la melancolía.

Referencias:

Alberto Manguel (2005): La biblioteca de noche. Madrid, Alianza, 2006.

____________   (1996): Una historia de la lectura. Madrid, Alianza, 1998.

Citas escogidas del libro en el blog 365 días de libros.

Read Full Post »

Día del Libro, por Raquel Marín

Día del Libro, por Raquel Marín

En un reciente artículo escrito para el Seminario Internacional de Animación a la Lectura “El Placer de Leer”, organizado en Santiago de Chile, la escritora brasileña Ana María Machado (2004) justificaba la lectura de los clásicos en la escuela no tanto como una obligación sino como un derecho inalienable de las nuevas generaciones.

Además, junto a la importancia capital que otorgaba a las bibliotecas escolares en la formación de los lectores, también destacaba el papel esencial de los buenos maestros y bibliotecarios, no esos funcionarios grises y apegados a la estricta burocracia, sino verdaderos guías y mentores que orientan y aconsejan a los jóvenes interesados en iniciarse en la literatura, mostrándoles y facilitándoles un amplio catálogo para que tengan dónde elegir.

El texto completo me parece interesantísimo, pero sólo destacaré dos fragmentos de su impecable razonamiento. Como introducción, señala:

En mi opinión, la selección de libros que deberán ser leídos en la escuela debe partir de premisas básicas:

  • La literatura, arte de la palabra, es un patrimonio de la humanidad, una herencia cultural preciosa.
  • Todo individuo tiene derecho a una parte de esa herencia y toda sociedad tiene el deber de garantizar a todos ese derecho.

Idea que desarrolla luego:

Si la escuela no presenta a los estudiantes el legado de la tradición literaria que les pertenece, puede estar negando ese derecho a las nuevas generaciones. En términos prácticos, puede ser que ellas no tengan otras oportunidades de acceso a un tesoro de ese tamaño, si la escuela no juega ese rol. Desde ese punto de vista no se defiende que la enseñanza haga oposición a las lecturas del best seller del momento o del libro descartable, pero claramente no le corresponde a la escuela sugerirlos, pues ellos ya serían descubiertos de cualquier manera, por presión de la publicidad, por imposición de la moda o por indicación de un amigo. El papel de la educación sería entonces orientar a las nuevas generaciones para que hagan sus propios descubrimientos en los bosques literarios, presentándoles un repertorio variado de buenos textos de épocas diversas. Pero eso supone profesores y docentes bien formados, que lean y puedan hacer sus propias elecciones sin recurrir a fórmulas y recetas. Lo cual es otra historia y un desafío permanente en nuestros países.

Y más abajo concluye:

Para estimular el gusto por la lectura en un niño o en un joven o en un adulto, que no tienen ninguna intimidad con los libros, es necesario el contacto con adultos que leen. Una vez más, repito: nada aproxima tanto a un libro como otra persona que lee. Aquel individuo capaz de propiciar el encuentro transformador del que hablaba hace poco. Yo acostumbro decir que lo que hace leer es el ejemplo sumado a la curiosidad de un lector en potencia. A quien le gusta leer, aún aquel que no esté muy actualizado con las últimas novedades editoriales, siempre se le ocurren buenas sugerencias para una selección de títulos, aun cuando no sea capaz de explicar muy claramente sus criterios.

El texto íntegro de su intervención puede descargarse y leerse en formato doc desde la página de las Bibliotecas escolares del Ministerio de Educación chileno. Clique en Selección de libros (2004) por Ana Maria Machado. Vale la pena.

Referencias:

Ana María Machado (2004): “Selección de libros”. Conferencia dictada en el Seminario Internacional de Animación a la Lectura “El Placer de Leer”.  Ministerio de Educación, Santiago de Chile. Accesible en:  http://www.bibliotecas-cra.cl/Placer_de_Leer/docs/Pon.%20A.M.Machado.doc

  •    (2002): Lectura, escuela y creación literaria. Anaya, Madrid.
  •    (2002) Como e por que ler os clássicos universais desde cedo. Objetiva, São Paulo.

Roger Chartier (2000): El juego de las reglas: lecturas. Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires.

Marisa Lajolo (2001): Literatura: leitores e leitura. Moderna, São Paulo.

  •    (2003): Descobrindo a Literatura. Ática, São Paulo.

Italo Calvino (1992): Por qué leer los clásicos. Traducción de Aurora Bernárdez. Tusquets, Barcelona.

Harold Bloom (1995): El canon occidental. La escuela y los libros de todas las épocas. Traducción de Damián Alou. Anagrama, Barcelona.

  •   (2002): Cómo leer y por qué. Traducción de Marcelo Cohen. Anagrama, Barcelona.

David Denby (1997): Los grandes libros. Acento Editorial, Madrid.

Read Full Post »

quevedo

DESDE LA TORRE

Retirado en la paz de estos desiertos,
con pocos, pero doctos libros juntos,
vivo en conversación con los difuntos,
y escucho con mis ojos a los muertos.

Si no siempre entendidos, siempre abiertos,
o enmiendan, o fecundan mis asuntos;
y en músicos callados contrapuntos
al sueño de la vida hablan despiertos.

Las grandes almas, que la muerte ausenta,
de injurias de los años vengadoras,
libra, ¡oh gran don Joseph!, docta la emprenta.

En fuga irrevocable huye la hora;
pero aquélla el mejor cálculo cuenta
que en la lección y estudios nos mejora.

Francisco de Quevedo (Parnaso español, 1648, núm. 115)

El texto, escrito en su refugio de la Torre de Juan Abad, refleja la serenidad y el goce del poeta. Aislado del mundo, un tanto de vuelta de todo, disfrutando de la calma del campo y lejos de las intrigas cortesanas que tantos sinsabores le produjeron, Quevedo no se imagina el largo y terrible encierro que habría de sufrir al final de su vida. Mientras puede, lee. Y leyendo, aprende. Se mejora. No en vano algunas fuentes añaden este epígrafe curioso: “Gustoso el autor con la soledad y sus estudios, escribió este soneto.”

En él Quevedo muestra una devoción intensa y reiterada por la lectura “docta”, sabia y provechosa, enriquecedora del espíritu, feliz y estimulante frente a la conciencia de la brevedad de la vida.

No encuentro mejor apología de los libros y la literatura. Qué mejor invitación a leer que esta descripción de la lectura atenta y en soledad, “conversando” con los autores del pasado y, como pedía Pedro Salinas en su colección de ensayos titulada El defensor (1948), poniendo el alma y los sentidos en entender esas palabras que nos hablan “al sueño de la vida”.

Notas a los versos:

11 Joseph se refiere a José Antonio González de Salas, editor de Quevedo.

14 Lección vale por lectura, capacidad de entender bien lo leído.

Referencias:

Francisco de Quevedo (1981): Poesía original completa. Edición de José Manuel Blecua. Planeta, Barcelona.

Pedro Salinas (1954): El defensor. Península, Barcelona, 2002.

Read Full Post »

Older Posts »