Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 mayo 2009

Cuatro personajes en busca de un trago

Algunos caracteres literarios saltan de las páginas escritas y agarran vida propia, se transforman, se ridiculizan, se emborrachan, se chancean, se exaltan o se patean públicamente.  Y eso está bien. Son de todos y para todos. Para hacer llorar, o para hacer reír. Ahí están, vivitos y coleando, como referentes de la cultura universal, porque su trayectoria es larga y su capacidad de ponerse del revés se mantiene a través de los siglos.

Si me permiten el comentario, el más endeble de los cuatro, por supuesto, es ese Harry Potter simplón y marisabidillo de la saga J. K. Rowling, que no creo que resista otra década en el candelero. O quizá sí. Ya veremos.

Referencia:

El show de La 1/2 docena, programa de humor y comedia desde Costa Rica.

Read Full Post »

Andrés Neuman recita tres poemas en la Feria del Libro de Granada 2007

Frente a la abierta ruptura del consenso entre los especialistas anglosajones respecto a los autores que deben enseñarse en institutos y facultades, el caso de la literatura en español parece algo diferente. De momento, el acuerdo sobre la lista fundamental se mantiene y la construcción de cánones alternativos avanza muy lentamente. El motivo es sencillo: una gran mayoría de los escritores de nuestro ámbito lingüístico tienen el sentimiento compartido de pertenecer a una esfera común de experiencias y referentes culturales.

En un artículo publicado recientemente en Signa y que ya está digitalizado (Razones para un canon hispánico), José María Pozuelo Yvancos comenta seis de los principales factores que dan cohesión a la literatura actual en castellano y permiten hablar de la existencia de un canon literario supranacional en lengua castellana. Serían los siguientes:

1) el Quijote en particular y la literatura de nuestro Siglo de Oro en general como referentes ineludibles, compartidos y asumidos como propios en todas las latitudes hispanohablantes. Con esa literatura nace verdaderamente la literatura hispánica –más allá de lo castellano, español o ibérico- y a ella se remiten, no ya sólo por filiación natural sino sobre todo por afiliación voluntaria, la gran mayoría de los escritores de la constelación literaria hispanoamericana.

2) el papel desarrollado por dos proyectos recientes que llevan el nombre de Cervantes: el Premio Cervantes y el Instituto Cervantes. El primero porque galardona a españoles y americanos sin distinción; y el segundo, porque asume como propia toda la cultura hecha en español y la divulga en sus clases, bibliotecas y exposiciones.

3) la profunda influencia mutua entre la literatura escrita a ambas orillas del atlántico. Es evidente que la novela latinoamericana moderna no se entiende sin el Lazarillo o sin Cervantes, igual que la Generación del 27 no se entiende sin Rubén Darío. A lo que hay que sumar el aprecio y el estudio mutuos, tanto a nivel escolar como universitario, de las literaturas hechas en ambas márgenes del océano.

4) los múltiples intercambios, a menudo forzados por exilios políticos o económicos entre España y América. Si Cuba, Venezuela, México o Argentina fueron refugio o tierra de promisión para emigrantes y exiliados forzosos de la Península durante el siglo XIX y la primera mitad del XX, el fenómeno se produjo en sentido inverso a partir de 1960 como consecuencia de las dictaduras y la crisis económica de Latinoamérica.

5) la labor entusiasta de los hispanistas de todo el mundo, cifrada en la creación de la AIH (Asociación Internacional de Hispanistas) y desarrollada en los excelentes departamentos de español de las universidades norteamericanas, británicas, francesas, etc.

6) la intensa actividad editorial, transversal a todo el ámbito hispánico. Recordemos dos ejemplos: la importancia de Seix Barral (Barcelona) para el “boom latinoamericano” y el papel desarrollado por el FCE (México) o Losada (Buenos Aires) en la difusión literaria y el desarrollo de los estudios universitarios en la España franquista.

En esta línea de afiliación a una cultura en que las nacionalidades se diluyen en el lenguaje, se encuentra el argentino residente en Granada Andrés Neuman, ganador del último XII premio Alfaguara de novela con El viajero del siglo.

En la reseña que hizo Javier Rodríguez Marcos de la entrega del premio para El País (Literatura hispana para un futuro sin prejuicios, 27-05-09) se reproducen sus palabras hablando justamente de esa generación de escritores de ida y vuelta, de esos autores que, como él, escriben en “un castellano de todas partes y ninguna, que es la lengua natural de muchos emigrantes y de su mundo movedizo”.

Entre otras afirmaciones, Neuman reivindica la novedad de esta literatura en español, caracterizada por una clara desterritorialización que se manifiesta “situando sus historias en lugares remotos, o bien proyectando una mirada extranjera sobre lugares teóricamente propios” y que es resultado del consciente “abandono del propósito de encarnar determinadas esencias nacionales y políticas. Las primeras tienen que ver con la idea de patria y exilio en su sentido ortodoxo. Las segundas, con cierta forma de entender el compromiso político. Que no se está perdiendo, sino reformulando.”

Aquí lo dejamos. De los cánones alternativos y de la crítica cultural y poscolonial al canon “tradicional” hablaremos otro día. Salud.

Referencias:

José María Pozuelo Yvancos (2009): “Razones para un canon hispánico”, en Signa, número 18, 87-97. Madrid: UNED. Accesible en la Biblioteca virtual Cervantes. Documento en pdf.

Índice completo del número 18 (2009) de la revista Signa.

Web oficial del escritor Andrés Neuman: http://www.andresneuman.com/

Read Full Post »

Mayra Santos Febres

Mayra Santos-Febres

No abundan las referencias al canon universal desde posiciones excéntricas como las que expone la puertorriqueña Mayra Santos-Febres en un reciente artículo en Babelia (28-03-2009). Lleva por título Lo universal y en él habla de los sueños de todo escritor y de la siempre conflictiva relación de los autores latinoamericanos en general -y los caribeños en particular- con la tradición occidental. 

He aquí un extracto que me parece significativo. Los subrayados son míos:

“Convertirse en universal. Trascender. Escribir más allá de los límites del paisito propio y ser reconocido en lugares jamás imaginados. Éste es el sueño de muchos. Éste era mi sueño, y era un sueño bueno. Pero mi sueño necesitaba revisión. En muchos lugares de América, soñar con “lo universal” es acceder a una corriente de pensamiento necesaria y a la vez peligrosa.

A ver si me explico. Ser universal no es lo mismo que ser global. El Universalismo es un discurso que está basado en alcanzar “el Bien y la Belleza” trascendiendo lo particular, lo inmediato. Muy neoplatónicamente, el universalismo postula a la esencia divorciada de la materia, que existe de una manera pura. […]

Para nosotros, los que vivimos de este otro lado del Atlántico, ser universal implica haber leído y hasta saberse de memoria toda la literatura clásica (que no está mal), a Dante y a Boccaccio, a Cervantes y Goethe, a Thomas Mann, Sándor Márai y a la generación del 27, más toda la literatura de Latinoamérica. Y, si para colmo, resultas ser negra o mujer como yo, lo universal se vuelve complejísimo. Aparecen cánones alternos de lecturas obligadas: el feminista que encabezan Virginia Woolf y la Beauvoir, el afrodiaspórico, con Wole Soyinka, Ben Okri, Toni Morrison y Tzitsi Dangarema, pasando por Coetzee, Nadine Gordimer. El laberinto, biblioteca de Babel, se hace infinito. Uno ya va sospechándose que no está siendo del todo “universal”, que lo “universal” era otra cosa. Que ya está empezando a ser “global”.

Como dijera Borges en el 1932, en El escritor argentino y la tradición, los escritores latinoamericanos, al ser marginales, recombinamos la tradición. Lo hacemos tensamente, inseguramente, con otra perspectiva. Y eso que Borges no era caribeño. A fin de cuentas, él nació en Suiza (sic). Se sentía más o menos heredero de la tradición occidental. Lo ayudaba su género y su color de piel. Sin embargo, para muchos escritores iberoamericanos de estos últimos siglos, acceder a esta cultura implica esperar entrada desde otras coordinadas sociales y en medio de discusiones sobre el derrumbe de lo universal y del canon. Cierto es lo que afirma Carlos Fuentes, se han derrumbado los metarrelatos; en su lugar han aparecido los “multirrelatos”. Vivimos un hermoso y babélico momento de transición cultural. Caos, sí, estridencias, cierto, pero también aperturas y esperanzas. Habrá que ver cómo logramos ponerle concierto a nuestras actuales y muy globales diversidades.

Quizás estamos más cerca de lo universal que nunca antes en la historia.”

Quizá. O quizá estemos al borde de la disolución en el magma de los criterios y valores anglosajones por los siglos de los siglos.

Del artículo se han hecho varias reseñas en Internet. Yo recomiendo especialmente el inteligente diálogo ficticio que inventa Mariana Ruiz Romero en el suplemento Fondo Negro del diario La Prensa de La Paz, en el que hace sucesivas réplicasa sus afirmaciones, todas con una punta de ironía. Se titula Mayra Santos- Febres: sobre lo universal.

También le dedica una entrada Iván Thays en su blog Moleskine literario.

Referencias:

Lugarmanigua, blog de la escritora Mayra Santos.

Entrevista a Mayra Santos-Febres en la Barcelona review 2000, marzo-abril, número 17.

Blog de Mariana Ruiz Romero: http://mardesierto.blogspot.com/

Read Full Post »

Celia Cruz

Celia Cruz

Parece que se trata de uno de esos proyectos en marcha que de tan largos nunca se acaban, pero la edición definitiva de la Norton Anthology of Latino Literature, anunciada  ya hace años, debe de estar al caer.

Dirigida entre otros por el polémico Ilan Stavans, profesor en Amherst College, autor de una curiosa versión en spanglish del Quijote y firme detractor de la Academia Española de la Lengua –a la que tilda por ejemplo de “colonialista”-, esta nueva antología responde al interés creciente del mercado y la educación estadounidenses por las literaturas emergentes, y en especial por la literatura hecha en español dentro de sus fronteras.

Ahora habrá que ver cuál es la nómina final de autores antologados, aunque podemos suponer un claro predominio de autores chicanos -incluyendo la tradición autóctona de pobladores hispánicos de estados como Arizona o Nuevo Méjico- y de emigrantes de ascendente cubano o dominicano.

El peruano Iván Thays ya le dedicó una entrada a esta noticia en su siempre recomendable blog Moleskine literario sin prever que lo que parecía ser de inminente aparición pudiera demorarse tanto tiempo. En ella citaba algunas interesantes reflexiones del propio Stavans sobre qué debería incluirse en el canon latino. Copio el fragmento que me parece más jugoso:

Por “latino” proponemos la convergencia de varios grupos migratorios: mexicanos, cubanos, puertorriqueños, dominicanos, colombianos, peruanos, chilenos, españoles y un largo etcétera. La clave, por supuesto, está en esclarecer los parámetros. ¿Debe el explorador español Alvar Núñez Cabeza de Vaca ser visto como latino? ¿Qué decir de Félix Varela, Leonor Villegas de Magnón y José Martí? ¿Por qué no incluir un puñado de autores latinoamericanos de influencia entre los hispanos en EE.UU., digamos José Vasconcelos, cuyo libro “La raza cósmica” definió a la intelectualidad chicana? ¿Y debe entenderse por literatura solamente la producción artística tradicional (poemas, ensayos, novelas, cuentos, obras teatrales)? ¿Qué decir de los corridos fronterizos o las canciones de Rubén Blades y Celia Cruz? La antología tendrá índices alternativos: uno cronológico y otro basado en el bagaje nacional. Incluirá un CD con música, discursos de figuras como César Chávez y textos en español. Establecer un canon literario lo convierte a uno en blanco de ataque. ¿Por qué está presente Zutano y no Mengano o Perengano? Mi aspiración es módica: sueño con que las claves del acontecer hispánico al norte del Río Grande sean conocidas entre los jóvenes. No hay civilización que pueda madurar sin reconocerse en el derrotero de su propia literatura.

Sea como sea, creo que esta obra será clave para divulgar ampliamente esa literatura hoy todavía marginal. Porque lo que está claro es que lo que se conoce y se vende en EUA, vende en el mundo; y lo que allí cobra fama (véase ahora el fenómeno Roberto Bolaño) obtiene enseguida resonancia planetaria. Y si el poder latino asciende en el corazón del imperio, algo ganará esa literatura emergente; si más no, de momento ser conocida, y quizá, con el tiempo, ser re-conocida y entrar con honor en la gran casa de la literatura mundial.

Mientras tanto, parece que vamos dando algún paso en la construcción de una sociedad multicultural en la que los cánones literarios se extienden de manera transversal, se entrecruzan y se influyen sin formar jerarquías absolutas, sin que necesariamente el pez grande se coma al chico.

Referencias:

Moleskine literario, blog de Iván Thays (Lima, Perú, 1968).

Entrevista a Ilan Stavans en la Barcelona review, 2004.

La-vida-es-un-carnaval-Celia-Cruz. Clique en el enlace para escuchar.

Read Full Post »

Entre otros productos situados entre el arte y el puro ocio de fin de semana, a la literatura se le abren hoy perspectivas maravillosas y amenazantes. En la feria de las vanidades que es Internet de nuevo nos topamos con el problema de la selección y los “criterios respetables” para recomendar lecturas, así que vuelve a aparecer la tan denostada y sin embargo necesaria función del crítico.

Porque ya no hablamos de un mercado editorial hipertrofiado en el que se publica casi todo, esté mal o bien escrito. Ahora nos enfrentamos a la biblioteca universal en la que está literalmente todo, lo excelso y lo infecto, lo sublime y lo ínfimo, en un totum revolutum en que no es fácil separar la semilla y la paja.

A propósito del tema, la revista El cultural nos presenta en su web una serie de entrevistas dedicada a dilucidar el futuro que le espera al libro y a la cultura escrita en general en nuestra época. Ardua empresa, claro. Hoy les recomiendo que vean el primer capítulo de la serie, la entrevista al poeta Ramón Buenaventura. Creo que nos revela de nuevo su excelente capacidad de análisis, su acerado ojo crítico y su buen sentido, tan difícil de encontrar. Vale la pena dedicarle unos minutos.

De su charla, me quedo con esta frase sobre navegar por Internet en busca de buena y desconocida poesía: Al principio, el azar jugaba muy buenas pasadas

Referencias:

Página personal de Ramón Buenaventura, notable traductor de Rimbaud al español.

Revista digital El Cultural.

Read Full Post »

Mario Benedetti (1920-2009)

Mario Benedetti (1920-2009)

Si de clásicos hispánicos vivos y actuales hablamos, Mario Benedetti, desaparecido ayer sólo en su forma mortal, es uno de esos nombres esenciales que concitan la admiración y la estima en ambas orillas del Atlántico. Poeta del compromiso, de la lucha por la libertad y la más alta exigencia estética, de la justicia y el verso claro, ayer nos abandonó a los 88 años, después de una larga enfermedad y un lento declive, pero su voz resuena aún juvenil y alegre desde tantas grabaciones en que recita sus poemas, muchas de ellas disponibles en Internet. Tenemos algunas muestras en Palabra virtual, en la Biblioteca de autores contemporáneos del Centro Virtual Cervantes y en A media voz.

Hoy intelectuales de todo el mundo lo homenajean y el Gobierno de Uruguay reserva una sala del Palacio Legislativo para velar su cadáver. Hoy todo son flores y loas a su figura, pero no están tan lejanos los tiempos de la dictadura que lo condenó a un largo exilio, ni los del relativo ninguneo al que lo sometieron algunos colegas por sus ideas políticas o por su supuesta y excesiva “sencillez”.

Afortunadamente, el legado de Benedetti es indiscutible: ensayos, poemas, cuentos, novelas… Una obra vasta e imprescindible, variada y de calidad, que está ahí entera para nosotros y que desde hace décadas tiene el aplauso cálido y numeroso de críticos, lectores y artistas de toda condición. Aplausos, versiones y homenajes como los que ha recibido desde el mundo del cine y la música. Recordemos por un lado el film El lado oscuro del corazón (1992) de Eliseo Subiela, diversos documentales y dos versiones de su novela La tregua; y por el otro, las canciones compuestas sobre sus versos por Daniel Viglietti (A dos voces), Joan Manuel Serrat (El sur también existe), Nacha Guevara, Pedro Guerra, Emiliano Valdeolivas y tantos otros.

No me resisto tampoco a citar el artículo que le dedica hoy el poeta Luis García Montero en el diario El País. Se titula Textos como espacios públicos y en él explica muy bien cómo la poesía de Benedetti supo llegar a tantos lectores. Entresaco tres fragmentos:

“La sencillez del verso de Mario invitaba a dar una imagen suya ingenua, simple, marcada por la falta de complejidad. Sin embargo, sus apuestas surgieron de un conocimiento profundo de la cultura occidental.” […]

“Es verdad que hay mala poesía nacida de la simplicidad, pero en los desvanes contemporáneos ocupa más lugar la quincallería de las rupturas llamativas, los experimentalismos y los sacerdotes de la élite. La poesía de Mario Benedetti, sin embargo, consiguió entrar en la educación sentimental de muchos lectores, y supo hablarle a la gente del amor, del miedo, de la melancolía, de la soledad, sentimientos que, por fortuna, no son patrimonio de los poetas, sino de los seres humanos en general.” […]

“Algo que también le agradecieron siempre sus lectores fue la necesidad de llevar su compromiso cívico más allá de los dogmas y de las consignas. Sabía que era obligado tomar postura contra el capitalismo real, igual que contra el socialismo real. Pero lo más importante es que no perdió nunca en los debates políticos su capacidad de sentir. No permitió que las ideas se separaran de la vida, mezcló la poesía amorosa con la conciencia cívica, y supo intentar en sus poemas, lo mismo que en narraciones como La tregua (1960), una épica de los seres comunes. Los ciudadanos normales tienen las mismas ilusiones y las mismas inquietudes que los héroes, porque los héroes no son más que personas normales puestas por la historia en una situación en la que se debe demostrar la dignidad humana. De eso trataban los libros de Mario. Así fue su vida.”

Adiós, Mario. Adiós al hombre comprometido con los que sufren, alerta desde su inteligencia y su sensibilidad, consciente y cercano, poeta íntegro y radical en su defensa de la dignidad humana, de verso y ritmo natural en su cadencia y en su vida. Nos vemos.

Extra

 

Escena de El lado oscuro del corazón en que el personaje de Oliverio recita el poema No te salves a Ana, su amante, al reencontrarla en el cabaret donde trabaja. Poco después, el propio Benedetti, caracterizado como un viejo poeta alemán, recita en este idioma su poema Corazón coraza a una bella pero ausente prostituta.

Read Full Post »

Goethe en la campiña romana (1786), por Tischbein.

Goethe en la campiña romana (1786), por Tischbein.

También desde Chile, en este caso desde la Universidad de Concepción, nos llega un documento en que un grupo de investigadores analiza el concepto de clásico literario con gran acierto y profusión de citas. A pesar de algunas erratas menores, el texto está muy bien escrito y refleja con meridiana claridad los aspectos esenciales de la cuestión. Entre ellos quiero señalar:

a) La estrecha relación entre los conceptos de clasicismo, canon y literatura universal.

b) La incidencia capital de la Teoría de la Recepción en la consideración de qué es un clásico, en especial, la idea de su infinita capacidad de transformación y su incidencia plena en la experiencia vital del lector.

c) Los diversos tipos de clásicos literarios: los locales o nacionales, que sólo lo son en su ámbito y tienen básicamente un valor identitario; y los universales, que trascienden la cultura de origen superando fronteras lingüísticas e ideológicas para adquirir la consideración de referente cultural compartido. Son estas últimas obras, precisamente, las que van perfilando eso que Goethe llamó la Weltliteratur. Se supone que en ellas, por destino o por azar, se funden la autoridad estética, el ejemplo moral y el valor simbólico.

d) La definición habitual de clásico, que se cifran en el repertorio de objetos artísticos seductores, potentísimos y “ejemplares” en un doble sentido: por su calidad lingüística y por la apropiación que de ellos hacen los sistemas de poder. Sin embargo, en el fondo siempre son antes que nada transgresores y sorprendentes, tanto en lo estético como en lo ideológico.

e) La dimensión vital, palpitante y cambiante del clásico, que retorna indefinidamente y admite variaciones, reescrituras y adaptaciones continuas. Los clásicos universales o modélicos, también llamados ideales, se proyectan más allá de su territorio cultural natural por su carácter de textos fronterizos, fecundos de resonancias y huellas, de significados múltiples, abiertos y listos para engendrar nuevos brotes en el árbol complejísimo de la cultura.

f) La importancia de los mitos y arquetipos en la configuración y en la pervivencia de las obras clásicas.

g) La riqueza, la originalidad y la relevancia cultural que tiene en nuestros días la literatura chilena en particular, y la del Cono Sur en general. El fenómeno Bolaño es un ejemplo último y válido, no limitado al ámbito hispánico sino de proyección claramente internacional y con especial incidencia en el mundo anglosajón.

Se publicó en la revista Atenea en 2003 y puede consultarse en un documento PDF en la red cuyo vínculo es éste: Sobre el concepto de lo clásico.

Referencias:

María Nieves Alonso y otros. (2003): “´Una preferencia bien puede ser una superstición´: Sobre el concepto de lo clásico.” en Atenea 488, pp. 11-29. Universidad de Concepción, Concepción (Chile). Disponible en: http://www.scielo.cl/pdf/atenea/n488/art02.pdf

Johann Peter Eckermann (2005): Conversaciones con Goethe: En los últimos años de su vida. Traducción de Rosa Sala. Acantilado, Barcelona.

Damián Leandro Sarro (2006): “La Weltliteratur de Goethe: Una reflexión sobre Literatura Comparada”. En Espéculo. UCM, Madrid. Disponible en: http://www.ucm.es/info/especulo/numero34/weltlite.html

Read Full Post »

Older Posts »